redes sociales

3.3 – Promociónate en las redes sociales

Índice

Introducción a las redes sociales

Las redes sociales están por todas partes y la gente participa en ellas a diario. Descubre qué son y cómo puedes aprovechar estas redes haciendo lo siguiente:

  • Entender por qué debes estar en ellas;
  • Registrarte en las redes sociales adecuadas;
  • Conseguir una mayor presencia y participar en tus redes.

Las redes sociales son ahora una parte esencial de nuestra vida cotidiana. Esto puede representar una gran oportunidad para ti y para tu negocio. 

Las redes online, o “redes sociales” como solemos llamarlas, permiten a las personas conectarse, interactuar, compartir e intercambiar información. En muy poco tiempo se han convertido en algo sin lo que parece que no podemos vivir. Cada día, literalmente, millones de personas se conectan e interactúan en las redes sociales, pero también pueden ser una gran herramienta para los negocios. Las redes sociales son una plataforma que te permite hablar directamente con tus clientes actuales y potenciales, compartir contenidos, participar en conversaciones, generar confianza, llegar a más personas, ampliar tu ámbito de influencia, así como entender mejor a tus clientes.

Imagina que eres el propietario de una tienda de ropa vintage. Es posible que tus clientes ya estén usando las redes sociales para hablar sobre ti, y puede que compartan las cosas buenas que han descubierto en tu tienda, que pidan consejos sobre cómo arreglarse una prenda o incluso que publiquen fotos de famosos, vestidos con estilo retro.

Si estás en estas redes sociales, puedes participar en estas conversaciones e iniciar otras nuevas, por ejemplo, compartiendo fotos para anunciar la llegada de nuevos productos, lo que te ayudará a que los clientes te tengan presente. También debes ofrecer a la gente alguna razón para que no dejen de visitar tu y así tu red podrá crecer rápidamente. Estas personas podrán ver tus publicaciones y compartirlas con otros entendidos de la moda, lo cual se traduce en nuevos seguidores y contactos, además de que pueden ser en sí futuros clientes potenciales.

Las redes sociales también pueden ayudarte a fomentar la confianza entre tu audiencia. Imaginemos a un cliente potencial que está leyendo reseñas o está viendo vídeos de personas reales —no modelos— que visten y hablan maravillas sobre tu ropa.

Con las redes sociales, tus clientes y seguidores pueden promocionar tus productos y, cuando esto ocurre, estás generando confianza. Que ¿por qué? Porque cuando alguien (sin ser tú) habla sobre lo bueno que eres, su opinión cuenta más. Tú no te estás promocionando, sino que son tus clientes quienes lo hacen por ti.

Además, las redes sociales también benefician a tu negocio al permitirte aprender, en gran medida, observando cómo interactúan las personas con tu marca online.

Posiblemente a nadie le interese un artículo en un blog sobre la historia del brocado, pero un vídeo en el que se enseñan 20 maneras de anudar una bufanda de seda conseguirá que muchísimas personas lo compartan. Descubre qué le gusta a la gente, tanto online como en tu tienda, y ofréceles más de eso.

¿A que suena bien? De acuerdo, pues hablemos de cómo puedes conseguir que las redes sociales aumenten los ingresos de tu negocio. Para ello, deberás darte de alta en las redes sociales adecuadas, compartir contenido, participar en conversaciones animadas y ampliar tus contactos.

No podrás aprovechar el poder de las redes sociales si no estás en ellas, así que lo primero es conocer las diferentes redes que hay. Pregúntate cuáles son las que más usan tus clientes.

Así, podrás decidir si necesitas una página de Facebook, un canal de YouTube, una cuenta en Pinterest, un usuario de Twitter, una página de Google+, una página de empresa en LinkedIn o alguna combinación de estas y otras.

A continuación, tendrás que crear tu perfil, o lo que normalmente terminará siendo tu «página principal» en cada una de las redes en las que vayas a participar.

Cada red social es diferente, pero siempre que sea posible debes añadir información sobre tu negocio, como la ubicación y los datos de contacto, y en algunas incluso podrás añadir otro tipo de datos sobre tu negocio, como fotos y vídeos.

Una vez que te hayas «mudado» a una red social, será el momento de conocer a tus vecinos. Hacer amigos lleva tiempo y esfuerzo, pero si pueden ayudar a que se corra la voz sobre tu negocio, es una inversión que realmente vale la pena.

Es importante saber que, aunque puedes usar las redes sociales para aumentar los beneficios de tu negocio, se trata de un medio distinto a tus canales publicitarios habituales. Las personas con las que interactúas en las redes sociales no solo se van a limitar a escuchar lo que tienes que decirles, por lo que debes pensar que es más como una conversación, una relación basada en dar y recibir, y que tiene sus altibajos. Trata a esta red igual que tratas a tus amigos y compañeros en el mundo real.

Hacer amigos en las redes sociales no es algo que ocurra de la noche a la mañana y no se puede forzar. Para empezar, trata de conectar con los clientes que ya tienes. Para ello, puedes usar un cartel en tu tienda que diga «Síguenos aquí» o, incluso mejor, puedes ofrecer un descuento del 10% si conectan contigo online.

Después, puedes usar otras formas de hacer crecer tu red: concursos, eventos especiales, ofertas solo para miembros, contenido entretenido o incluso, encuentros reales (cara a cara) para miembros de tus círculos sociales.

Y recuerda: cada uno de los miembros de tu red social tiene su propia red. Las redes sociales son una forma de compartir, así que a medida que añadas publicaciones y fotos y que participes en conversaciones, será más fácil que la gente conecte contigo, y eso se traduce en una mayor atención para ti y tu negocio.

Las redes sociales son una forma genial de conversar con personas y, en última instancia, aumentar tu clientela, pero como con cualquier otro aspecto del mundo online, necesitarás un plan.

En el resto de nuestros vídeos, puedes ver qué tipos de redes sociales hay y cómo desarrollar tu presencia en ellas. Después, hablaremos sobre crear y gestionar un plan para redes sociales y, si realmente vas a por todas con las redes sociales, incluso hablaremos sobre publicidad de pago en los sitios sociales y cómo medir tu éxito.

Entender por qué debes estar en ellas

Registrarte en las redes sociales adecuadas

Conseguir una mayor presencia y participar en tus redes.

Redes sociales adecuadas para tu negocio

Cada día surgen nuevas redes sociales; a continuación, encontrarás un resumen de las que hay disponibles y cuáles te pueden interesar. Repasaremos lo siguiente:

  • Los diferentes tipos de redes;
  • El contexto de las redes;
  • Las mejores maneras de participar.

Hay algunas redes sociales muy grandes que es importante conocer, pero también existen otras redes más pequeñas, más especializadas, que también pueden ser muy valiosas para tu negocio. Este vídeo te ayudará a saber todo lo que puedes encontrar ahí fuera y averiguar en qué redes sociales tienes que estar.

Cuando das tus primeros pasos en las redes sociales, es muy útil clasificar las distintas redes en categorías para poder determinar más fácilmente dónde debes centrar tu atención.

Empecemos con algunas de las redes sociales más importantes, por ejemplo, Facebook, Twitter, Google+ y LinkedIn, ya que tienen un número de usuarios muy importante. ¿Sabías que Facebook tiene más de mil millones de usuarios en todo el planeta? Eso significa que tanto tus clientes existentes como los futuros probablemente formarán parte de estas gigantescas redes. Por lo tanto, si tienes un negocio, deberías plantearte estar presente en estas grandes redes para poder llegar a ellos.

Pero más allá de las redes principales, también existen otras más especializadas o específicas de un sector, dedicadas a temas o públicos más especializados, que saben muy bien lo que necesitan y que buscan contenidos más precisos o consejos de especialistas. Piensa en sitios como TripAdvisor, donde se pueden consultar y publicar opiniones de viajes y establecimientos, o como Opentable, dedicado a los restaurantes. Hay muchísimos sitios diferentes dedicados a un amplio abanico de sectores distintos, por lo que deberás averiguar cuáles son los más importantes para tu negocio y aunque estos sitios cuenten con un número menor de usuarios, puede que sean justamente del tipo que deseas captar.

Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de decidir dónde participar es la finalidad de cada red social. Por ejemplo, algunas redes sociales se utilizan principalmente para relaciones personales, otras se centran más en compartir contenido y otras se usan más para crear redes profesionales.

Profundicemos un poco en esta cuestión. Las redes personales ofrecen a los usuarios una manera de mantener el contacto online con sus amigos y familiares, pero eso no significa que no puedas participar en ellas como negocio: las personas hablan sobre productos y servicios constantemente, simplemente tienes que ser consciente del contexto. Eso significa que tus publicaciones deben ser ágiles, interesantes y útiles; que no parezcan anuncios. Por ejemplo, una tienda de ropa vintage puede publicar fotos de una clienta que lleva un fabuloso bolso retro, y puede que los usuarios de la red hagan referencia o compartan esta foto, lo cual permite ampliar la exposición del negocio a más personas.

Las redes para compartir contenido proporcionan a los clientes potenciales información realmente útil: datos reales, cifras, gráficos, reseñas y cosas por el estilo. Por ejemplo, tenemos YouTube, donde esa misma tienda de ropa vintage podría publicar vídeos en los que se enseñe cómo llevar una determinada prenda, o Pinterest, donde podría destacar fotografías de «looks» más urbanos.

Las redes profesionales suelen estar orientadas al mundo de los negocios y atraen a personas que desean crear una red de colaboradores, que buscan trabajo o que quieren contratar a alguien. Una vez más, resulta importante ser consciente del contexto: probablemente no obtendrás una gran respuesta si intentas vender ropa vintage en este tipo de redes, pero puede que localices a tu próximo empleado.

Por otro lado, si tu negocio es una empresa que vende a otras empresas, puede que este sea exactamente el lugar donde debes promocionar tus productos y servicios a otros profesionales pertenecientes a sectores muy específicos.

Al final, se trata de comprender los objetivos de cada red y a las personas que participan en ellas, es decir, la gente con la que quieres conectar.

Las grandes redes como Facebook, Twitter, LinkedIn, Google+, YouTube y otras tienen una gran cantidad de usuarios, así que probablemente encontrarás a muchas personas ahí, pero más allá de estas redes puede haber otras más pequeñas dedicadas exactamente a lo que tú haces, repletas de personas interesadas en los tipos de productos o servicios que ofreces.

Tendrás que invertir algo de tiempo en cada red para ver cómo la usan sus miembros, y eso te ayudará a entender mejor cómo puedes participar en las conversaciones o qué tipo de contenido puedes compartir.

Los diferentes tipos de redes

El contexto de las redes

Las mejores maneras de participar

Tus objetivos en las redes sociales

Ahora que ya te mueves como pez en el agua en las redes sociales, es hora de averiguar qué es lo que intentas conseguir. Hablemos de lo siguiente:

  • Establecer objetivos concretos para tus esfuerzos en las redes sociales;
  • Centrar tus esfuerzos en dichos objetivos;
  • Llevar a cabo tu plan.

Las redes sociales ofrecen grandes oportunidades para los negocios, pero también pueden resultar abrumadoras, por lo que para diseñar tu plan para redes sociales, debes empezar por tus objetivos.

¿Estás listo para descubrir qué pueden hacer las redes sociales por ti?

Existen muchas redes sociales y muchas maneras de utilizarlas para conseguir objetivos diferentes, por lo que antes de empezar a darte de alta y publicar por todas partes, debes plantearte una pregunta sencilla: ¿Qué esperas conseguir con las redes sociales?

Puede que estés buscando una forma más rápida de responder a las consultas de tus clientes, o que veas las redes sociales como una forma de llegar a tus clientes y animarles a comprar en tu negocio más a menudo, o bien que quieras hacer crecer el negocio encontrando a personas que puedan convertirse en clientes.

Todos estos son buenos ejemplos de objetivos que puedes lograr con la ayuda de las redes sociales, pero hay muchos más.

Supongamos que acabas de abrir la tienda y quieres conseguir más clientes, pero para hacerlo necesitas que se hable de ti y llegar a tantas personas como puedas. Por lo tanto, ese es tu primer objetivo: dar a conocer tu negocio.

Ten este objetivo en mente y te resultará más fácil planificar tu siguiente movimiento en las redes sociales.

Si eres una empresa nueva, debes tener algo interesante que decir y necesitas encontrar a quién decírselo, y dado que estás tratando de encontrar a personas que no han oído hablar de ti, piensa qué podría interesarles o a qué es más probable que respondan. Puede que acabes de recibir una nueva línea de sombreros o que celebres una jornada con descuentos especiales.

Una vez que hayas encontrado algo que decir, es hora de averiguar cómo encontrar a quién decírselo y, puesto que tu intención es ampliar tu red de contactos, probablemente sea buena idea empezar con alguna de las grandes redes. Es probable que hayas decidido registrarte en Facebook y Twitter, así que una vez dentro, puedes buscar a un grupo de clientes fieles, o incluso a tus amigos y familiares, y pedirles que conecten contigo. A medida que compartas cosas con ellos, estos lo harán a su vez en sus propias redes, y así empezarás a crear y ampliar tus conexiones de cara a alcanzar tu objetivo de negocio.

Recuerda, las redes sociales no son una calle de un solo sentido, tú también tienes que participar y aportar a tu nueva red de amigos y seguidores.

Puedes colaborar con tu red volviendo a compartir algunos de sus contenidos, o también puedes generar debates comentando el contenido de otras personas sobre las tendencias actuales de la moda, o sobre el «look» vintage de una famosa. En última instancia debes planificar cómo vas a dirigirte a las diferentes audiencias en las distintas redes que uses.

Dependerá en parte del propósito de las propias redes, pero vale la pena plantearse el tono de voz que quieres usar y las interacciones que quieres conseguir.

¿Vas a ser profesional y serio? Eso puede resultar conveniente si tu público es formal y profesional, o en algunas redes como LinkedIn.

¿O vas a usar un tono coloquial y distendido? Esta puede ser la mejor opción en redes menos formales o personales, donde interactúas con clientes más informales.

Y de nuevo, no olvides tus objetivos de negocio. Si quieres atraer a más personas a tus redes y a tu negocio, deberás usar un tono atractivo y sugerente, mientras que, si lo que intentas es conservar a tus clientes existentes, asegúrate de expresar tu gratitud por su fidelidad al hablar con ellos.

El mundo de las redes sociales puede ser amplio y complejo, pero si empiezas con unos objetivos claramente definidos, te resultará más fácil averiguar en qué redes debes participar, cómo usarlas y, en última instancia, cómo te ayudarán a conseguir tus metas.

Establecer objetivos concretos para tus esfuerzos en las redes sociales

Centrar tus esfuerzos en dichos objetivos

Llevar a cabo tu plan

Primeros pasos en las redes sociales

Por lo general este proceso consiste inicialmente en crear una cuenta y un perfil. En este vídeo veremos lo siguiente:

  • Los conceptos fundamentales para dar los primeros pasos en una red social;
  • La diferencia entre cuentas de empresa e individuales;
  • La importancia de tu perfil.

Existen una gran cantidad de redes sociales y si conoces tus objetivos de negocio y sabes cómo incorporar las redes sociales a tu estrategia, podrás decidir cuáles son las más adecuadas para ti.

Una vez que te hayas decidido, tendrás que darte de alta y establecer tu presencia en aquellas que hayas elegido. Cada red es diferente, pero todas tienen algunos elementos en común.

En primer lugar, las redes sociales para empresas pueden ser algo diferentes a las redes sociales para individuos, por ejemplo, puede que tengas una cuenta personal en Facebook donde conectas y compartes contenidos con tus amigos y familiares, pero la plataforma también ofrece páginas diseñadas específicamente para empresas.

Otras redes no diferencian tanto si eres una empresa o un individuo, así que antes de registrarte, comprueba si la red a la que te vas a unir distingue entre empresas e individuos y asegúrate de crear un perfil en la opción correcta.

Una vez que hayas averiguado esto, es hora de registrarse, es decir, de crear una cuenta. Para ello, lo más recomendable es que uses tu dirección de correo electrónico de empresa, de modo que puedas mantener separadas tu cuenta personal de la profesional.

A continuación, empieza a subir información. Si bien cada red social es diferente, hay algunas cosas que son universales, como el nombre de tu negocio, una descripción de quién eres y qué haces, tu dirección, tu correo electrónico y tu número de teléfono. Estos datos suelen ser estándar en todas ellas y en algunas, incluso, puedes poner una imagen del logo de tu empresa.

Muchas redes usarán esta información para crear tu página de perfil, que es una especie de página principal dentro de la propia red. Cada red social ofrece cosas diferentes, así que dedica tiempo a explorar tus opciones, sin perder de vista tu plan.

Recuerda el tono de voz que has decidido utilizar y los objetivos de negocio que quieres conseguir. Esto te ayudará a la hora de redactar la descripción del negocio, presentar tus productos, elegir imágenes o vídeos que deseas compartir e incluso a personalizar tu página de perfil con imágenes de fondo.

Tu página de perfil suele ser el lugar donde compartes contenido, mantienes conversaciones y enseñas tu actividad. Por lo general, las personas que visiten esta página podrán ver toda esa información que has introducido sobre ti, así como todo lo que publiques y compartas, junto con los comentarios y la actividad derivada de esas publicaciones, que también aparecerán aquí. De esta forma se crea una especie de biografía virtual de tu negocio en la red.

Además, no te olvides que los buscadores también acceden a estas páginas de perfil, así que cuanto mejor sea el contenido que ofrezcas en ellas, más posibilidades tendrás de que tus páginas sociales aparezcan bien posicionadas cuando la gente utilice los buscadores.

Cuando un usuario te encuentra a través de una búsqueda o porque ha visto algo que has publicado que ha captado su interés, es probable que haga clic en tu página de perfil, donde podrá tener una visión general de quién eres y qué ofreces. Y mejor aún, podrá interactuar fácilmente contigo, y quién sabe, puede que incluso se convierta en tu próximo cliente.

Por último, muchas redes sociales ofrecen opciones de publicidad o prestaciones especiales de pago. Por ejemplo, puede que tengas la opción de pagar por el derecho a ver quién ha visitado tu perfil en la red, o para publicar el contenido que compartes en una posición destacada a la vista de grupos específicos de usuarios de estas redes. Echa un vistazo a los programas de pago que ofrecen tus redes sociales y evalúa si pueden aportarte algo.

Desarrollar la presencia de tu empresa en las redes que vas a usar, sin olvidar nunca tus objetivos, es un paso esencial en el camino hacia el éxito social.

Los conceptos fundamentales para dar los primeros pasos en una red social

La diferencia entre cuentas de empresa e individuales

La importancia de tu perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
¿Necesitas ayuda?