redes sociales

3.4 – Entra de lleno en las redes sociales

Índice

Plan a largo plazo en las redes sociales

Cuando empieces a participar en las redes sociales, te darás cuenta muy rápidamente de que resulta realmente útil estar organizado. Es importante que elabores un plan de trabajo para tus actividades en las redes sociales. En este vídeo trataremos:

  • Las ventajas de crear un plan de redes sociales;
  • Cómo puedes hacer un plan de redes sociales;
  • Las herramientas que te ayudarán a implantar el plan.

Ponerse en serio con las redes sociales implica mucho trabajo y puedes perderte fácilmente si no tienes una estrategia. En este vídeo encontrarás todo lo que necesitas saber para elaborar un plan y conocerás algunas herramientas que pueden ayudarte a ponerlo en práctica.

¡Vamos a ello! Si ya has empezado a dar tus primeros pasos en las redes sociales, probablemente te hayas dado cuenta del trabajo que cuesta hacer bien las cosas.

No es fácil tenerlo todo al día, contestar e interactuar con los contactos o que se te ocurran muchas ideas para cosas únicas e interesantes que puedas publicar constantemente en distintas redes. Pero, no te preocupes, la clave es sentarse y esbozar un plan formal y decidir lo que quieres publicar, cuándo lo quieres publicar, dónde es mejor publicarlo e incluso qué persona de tu empresa debería publicarlo.

Pero, ¿por qué resulta tan útil? Pues porque si piensas que vas a tener el suficiente tiempo libre para elaborar publicaciones creativas y atractivas de forma inmediata, lo más probable es que acabes frustrado. En la vida surgen imprevistos, cambian las prioridades y, sin un plan, tus páginas en las redes sociales pueden terminar estando paradas durante demasiado tiempo, o puede que disminuya la calidad de tus publicaciones porque sientes que no tienes tiempo para dedicarles.

Es comprensible; estas cosas son difíciles y tienes mucho de qué ocuparte. La verdad es que una buena estrategia de redes sociales se merece tanto cuidado y planificación como cualquier otro tipo de marketing.

De acuerdo, entonces ¿cómo es un plan de redes sociales? Piensa en los próximos seis a doce meses y empieza creando un calendario, luego desgrana los detalles de qué temas crees que son mejores para publicar, o qué le interesa más a tu público.

Luego ve un poco más allá: ¿cuándo es mejor publicar sobre estos temas? Si retomamos el ejemplo de la tienda de ropa vintage, piensa en cuándo hay eventos de moda importantes, temporadas especiales de compras como la «vuelta al cole», las vacaciones o cualquier otro evento puntual al que puedas “subirte al carro”. Independientemente de si publicas a diario, cada hora o semanalmente, tener un calendario te permitirá estar seguro de que compartes contenido de forma regular.

Saber qué y cuándo es un buen comienzo, pero también tienes que tener en cuenta dónde publicar. Por ejemplo, si compartes algunas fotos magníficas de la nueva línea de vestidos que acaba de llegarte a la tienda, este contenido puede ser ideal para compartir en redes sociales como Instagram o Pinterest, en cambio, si deseas compartir una oferta especial para tus mejores seguidores, puedes hacerlo para tus contactos en Facebook o Google+.

A continuación, no te olvides de pensar en quién se va a encargar de hacer todo el trabajo de publicar y compartir contenidos: ¿lo harás todo tú o va a ser un trabajo compartido? Escribir en tu plan quién será la persona responsable de cada aspecto te ayudará a realizar un seguimiento.

Y por último, no te olvides del porqué: ¿Por qué publicas todas esas cosas? ¿Qué objetivos de negocio te ayudarán a conseguir estas publicaciones? Si utilizas las redes sociales como una herramienta para dar más visibilidad a tu negocio, asegúrate de que las publicaciones estén pensadas para lograr este objetivo. No obstante, si utilizas las redes sociales más como una forma de afianzar la relación con tus seguidores y clientes existentes, tus publicaciones serán muy distintas. No existe el enfoque correcto ni incorrecto, pero insistimos: asegúrate de que sabes por qué compartes lo que compartes.

Eso es un plan de redes sociales, es decir, una vez que tengas todas esas tareas distribuidas en el calendario para los siguientes meses, verás enseguida como te resultará mucho más fácil enfrentarte a este nuevo mundo de las redes sociales.

Puede que estés pensando: «‘¡Uf, es mucho trabajo! ¿Cómo voy a poder hacerlo?”. Bueno, ¿no sería genial si pudieras reservar un día de tu calendario, escribir todas las cosas que te gustaría publicar en los próximos seis meses y programarlas para compartirlas automáticamente cuando sea oportuno?

La buena noticia es que existen herramientas que te permiten hacer eso y mucho más. Con las herramientas de gestión de redes sociales como Hootsuite, Buffer y Everypost, puedes crear con antelación las cosas que quieras publicar y compartir, decidir en qué redes quieres compartirlas y colaborar con compañeros para que te ayuden a utilizar con éxito las redes sociales.

Además de eso, también puedes usar herramientas como estas para saber qué es lo que los usuarios te están contestando a través de las redes. Eso no se te había olvidado, ¿verdad? Las redes sociales son un canal de comunicación de doble sentido, no simplemente un megáfono que puedes usar para difundir tu mensaje.

¿Qué hemos aprendido, entonces? Para tener éxito en las redes sociales es necesario trabajo y dedicación. Elaborar un plan detallado te servirá para que tus esfuerzos den verdaderos frutos, y existen muchas herramientas que te pueden ayudar a conseguirlo. Ya estás dando los primeros pasos en el camino hacia el éxito en las redes sociales.

Las ventajas de crear un plan de redes sociales

Cómo puedes hacer un plan de redes sociales

Las herramientas que te ayudarán a implantar el plan. Hootsuite, Buffer y Everypost

La publicidad en las redes sociales

Si quieres llegar a un determinado tipo de personas online, la publicidad en las redes sociales es una opción ideal. En este vídeo hablaremos de los siguientes temas:

  • Cómo hacer llegar tu mensaje a una audiencia concreta.
  • Cómo la publicidad en las redes sociales puede ser un complemento ideal de tus otras actividades en estos medios.

¿Te preguntas si puedes hacer algo más ahora que ya tienes tu plan de redes sociales listo y en marcha? A menudo, la respuesta es que sí, ya que muchas redes sociales ofrecen la posibilidad de invertir en publicidad de pago para acceder a un público muy específico y difundir tu mensaje.

Veamos cómo se hace; para ello volveremos a utilizar el ejemplo de una tienda de ropa vintage. Quizás hayas observado que tus mejores clientes pertenecen a un sector demográfico concreto, por ejemplo, mujeres con edades comprendidas entre los veinte y los treinta y cinco años. ¿No sería fantástico si pudieras centrar tu publicidad en tratar de llegar a las personas que más se acerquen a este perfil y que tienen más posibilidades de convertirse en clientas?

Pues bien, las redes sociales te permiten hacer esto y mucho más, y pueden hacerlo porque conocen en profundidad a sus usuarios. Por ejemplo, piensa en tu página de Facebook o de Google+. ¿Has incluido tu edad o sexo en tus páginas personales de las redes sociales? Muchas personas sí lo han hecho y por eso las redes sociales pueden ofrecer a las empresas la posibilidad de llegar a estos grupos específicos.

Esto suena bien, ¿verdad? Pues la cosa no acaba ahí. Obviamente, no todas las mujeres de entre veinte y treinta y cinco años estarán interesadas en la ropa vintage, por tanto, si es posible, lo ideal es evitar gastar dinero en publicidad para personas que no están interesadas en la ropa vintage.

Por suerte, las redes sociales pueden ayudarte a afinar aún más tu público ideal. Por ejemplo, puedes orientar tus anuncios a mujeres de entre veinte y treinta y cinco años que estén interesadas en un diseñador de moda determinado, o que alguna vez hayan publicado sobre moda vintage. Esa sería una forma ideal de centrar tu publicidad solo en personas que puedan estar interesadas en tu tienda.

Y podemos ir incluso más lejos: igual que en otros canales de publicidad online, también puedes orientar tus anuncios a un área geográfica específica. Así puedes usar las redes sociales para anunciarte entre mujeres de entre veinte y treinta cinco años de edad que se encuentren en un radio de 40 km de tu tienda y que estén interesadas en un diseñador de moda en concreto. Eso ya suena mucho mejor, ¿verdad?

Las redes sociales ofrecen opciones súper útiles para orientar los anuncios o el contenido a un público muy específico, de forma que estés seguro de invertir tu presupuesto de marketing de manera inteligente. Ahora veremos cómo el hecho de pagar para promover tus mensajes entre los usuarios de las redes sociales puede ser un buen complemento de tu actividad en las mismas.

Aumentar tu presencia en las redes sociales por lo general es un proceso gradual, con el tiempo, vas publicando contenidos interesantes y exclusivos, y así consigues cada vez una mayor visibilidad. Pero ¿se puede acelerar este proceso? Ese es otro buen motivo para probar la publicidad de pago en las redes sociales.

Supongamos que ya tenemos una página de Twitter con unos cientos de seguidores, ¿qué puedes hacer para llegar a muchas más personas, a las personas que aún no te siguen? Puedes probar a publicar un “Tweet promocionado”, ya que es una forma rápida de dar a conocer tu tienda entre muchos clientes potenciales. Por ejemplo, tu Tweet promocionado puede mostrarse a personas que alguna vez han “twitteado” sobre moda vintage o a personas que siguen a un diseñador influyente.

Con él podrás llegar inmediatamente a muchas más personas que tus doscientos seguidores, lo que posiblemente provoque que aumente su número.

Esto es la publicidad en las redes sociales, un medio que te permite afinar mucho tu público objetivo. Y, sobre todo, esto posibilita aumentar de manera espectacular y rápida tu visibilidad en las redes sociales, siempre y cuando estés dispuesto a pagar por ello, claro está

Cómo hacer llegar tu mensaje a una audiencia concreta.

Cómo la publicidad en las redes sociales puede ser un complemento ideal de tus otras actividades en estos medios.Tweet promocionado

¿Cómo mido mis acciones en las redes sociales?

Es importante para tu negocio saber si tus esfuerzos en las redes sociales están dando sus frutos. Aquí veremos cómo:

  • Recopilar datos de las propias redes;
  • Aprovechar al máximo las herramientas de gestión y supervisión de redes sociales;
  • Ver qué hacen los visitantes de tu sitio web procedentes de redes sociales.

Hacer un seguimiento de una campaña en las redes sociales tiene una gran importancia, pero también puede ser algo complicado. Por suerte, puedes usar la analítica web y algunas otras herramientas para facilitarte las cosas.

Esto lo sabe muy bien Juanma, que nos va a explicar cómo hacen en Opticalling el seguimiento de sus campañas en redes sociales.

[El propietario de un pequeño negocio real habla sobre las herramientas que le ayudan a medir sus aciones en redes sociales para optimizar los resultados.]

En este vídeo veremos cómo la analítica web y algunas herramientas disponibles pueden ayudarte a realizar un seguimiento de la repercusión de tus acciones en las redes sociales y a conocer un poco mejor a tus clientes.

Supongamos que nuestra tienda de ropa vintage ha creado cuentas en varias redes sociales como Facebook o Twitter y puede que en alguna red social más pequeña dedicada a la moda.

En primer lugar, es importante ver lo que las propias redes sociales pueden ofrecernos. Al iniciar sesión, muchas proporcionan datos sobre lo que ocurre en ellas; por ejemplo, algunas te informan de cosas como con cuántas personas estás conectado y cuál es la tendencia a lo largo del tiempo, cuáles de tus publicaciones se comparten más o generan más interacción, o incluso cuáles son tus mayores seguidores.

Observando los datos e informes disponibles en muchas redes sociales, puedes aprender mucho sobre quiénes son tus contactos, cómo se comportan, cómo consumen o cómo interactúan con tu contenido.

Pero iniciar sesión en todas y cada una de las redes para consultar sus datos por separado puede llevar mucho tiempo y puede resultar confuso. ¿Recuerdas esas herramientas que pueden ayudarte a programar tus publicaciones y acceso a todas tus cuentas desde un mismo lugar? Pues muchas de ellas además te ofrecen la posibilidad de realizar un seguimiento y obtener datos con los que comparar unas redes sociales con otras, y lo mejor de todo es que todos estos datos están disponibles desde un mismo lugar.

Estas herramientas son muy útiles, por lo que te animamos a descubrir y consultar más información sobre las herramientas de gestión de RRSS. También hay otro tipo de herramientas que pueden resultarte de ayuda: las de monitorización de las redes sociales. Existen muchas herramientas de este tipo, así como una gran variedad de funcionalidades y precios, pero lo que hacen estas herramientas básicamente es un barrido de todas las redes sociales para buscar menciones sobre ti, la competencia, o incluso determinados temas sobre los que se esté hablando. Pueden ser útiles para identificar nuevas redes sociales en las que puedas participar y te permitan unirte a conversaciones sobre tu negocio o sector.

Sin embargo, estos informes y herramientas normalmente solo tienen en cuenta lo que ocurre en las redes sociales en sí. Y ¿si quieres saber qué ocurre después de que una persona haga clic en un enlace que has compartido o en un contenido que has publicado y que termina en tu sitio web? Para eso, necesitarás una herramienta por separado dedicada a hacer un seguimiento de lo que ocurre en los sitios web, como puede ser Google Analytics.

Las herramientas analíticas normalmente empiezan a seguir el rastro en cuanto el usuario llega a tu sitio web y muchas de ellas realizan un seguimiento automáticamente si los visitantes provienen de sitios de redes sociales. La ventaja de estas es que si estás haciendo un seguimiento para saber qué hacen los usuarios en tu web, puedes comprobar cuántos de los visitantes provenientes de Facebook o Twitter no se dedican simplemente a pasar por tu página, sino que también utilizan el formulario de contacto, compran artículos en tu tienda online o descargan tu boletín mensual en PDF.

De esta forma podrás constatar verdaderamente si tus esfuerzos en las redes sociales dan sus frutos.

Muchas herramientas de analítica web te permiten saber no solo de qué red provienen los visitantes, sino incluso qué publicaciones o contenidos específicos les han llevado a visitar tu web.

Cada herramienta analítica funciona de manera diferente, pero el resultado final siempre es bueno: podrás consultar distintos informes que te ayudarán a conocer qué tipos de contenidos y qué redes suelen generar más visitas a tu web, podrás aumentar la interacción con tus páginas e incluso te ayudarán a alcanzar tus objetivos de negocio.

Ahora ya sabes cómo medir los resultados de tu dedicación a las redes sociales, así que usa los datos y herramientas que ponen a tu disposición las propias redes sociales, como herramientas de monitorización y gestión de redes sociales, y la analítica web para saber qué hacen en tu sitio web las visitas procedentes de redes sociales. De esta forma, sabrás exactamente de qué manera y dónde se materializan tus esfuerzos en resultados. Así podrás seguir mejorando tu estrategia en las redes sociales.

Recopilar datos de las propias redes

Aprovechar al máximo las herramientas de gestión y supervisión de redes sociales

Ver qué hacen los visitantes de tu sitio web procedentes de redes sociales

Errores comunes en las redes sociales

Las redes sociales pueden ser una herramienta muy potente, pero también pueden provocar problemas a las empresas. Te enseñaremos qué es lo que NO debes hacer, como:

  • Aburrir hasta a las moscas;
  • Publicar cosas con el piloto automático puesto;
  • Irte demasiado por las ramas.

 ¿Crees que te estás aficionando a esto de las redes sociales? Ahora que ya estás metido de lleno, en este vídeo te mostramos algunos de los peligros que pueden acabar por echar al traste tus esfuerzos e incluso tu negocio. Nos referimos a cosas como mensajes comerciales aburridos y repetitivos, publicaciones que llegan una vez cada tres meses o, todo lo contrario, acabar con mensajes demasiado dispersos entre numerosas publicaciones.

¿Estás listo para una dosis de «no hagas esto»? La primera regla de las redes sociales es la siguiente: no todo gira alrededor de ti.

Las personas utilizan Internet para compartir noticias, consejos, tutoriales y vídeos de gatos, es decir, no están ahí para escuchar tu discurso comercial, y las marcas que únicamente se dedican a eso resultan aburridas y se les deja de prestar atención rápidamente.

Si tienes un negocio, recuerda que quien te sigue en las redes sociales ya te encuentra interesante, por lo que no hay ninguna necesidad de adoptar una postura de vendedor agresivo. Simplemente trata de ofrecerle una buena experiencia y de mantener su atención.

Así que, si tienes esa tienda de ropa vintage de la que hemos estado hablando, informa a tus seguidores de las novedades, las tendencias de la nueva temporada y de cómo haces las cosas. No es necesario que intentes meterles hasta en la sopa tus nuevas páginas de productos… porque además nadie quiere tener su páginas de noticias repletas de monólogos. La gente quiere participar en conversaciones, y quiere saber que hay alguien escuchando al otro lado.

Asegúrate de saber en todo momento cuándo te han respondido online, así como de tener un plan para contestar a los comentarios.

Debes mostrar comprensión y consideración, pero sobre todo coherencia. Atiende las quejas y facilita la información que te pidan. Una opinión negativa no tiene porqué terminar necesariamente en un desastre, sino que puede ser una oportunidad para demostrar a los clientes, y a todo aquel que pueda estar observando, que quieres ayudarles.

El siguiente peligro: no te disperses demasiado en las redes sociales. Con todas las redes que hay, tienes infinitas maneras de hablar con los clientes, pero esas conversaciones consumen tiempo, y si no tienes cuidado, puedes acabar abrumado e intentando hacer malabares con todos los sitios. Céntrate en los que más importan y diversifícate solo si es buena idea y crees que puedes controlarlo.

¿Alguna vez has visitado la página de una red social de una marca o producto y resulta que no han publicado nada durante meses? ¡Otro craso error!

Eso puede hacer que el visitante se pregunte si hay alguien ahí o incluso si tu empresa ha dejado de operar. Las empresas que crecen, son innovadoras e interesantes tienen mucho que decir… mientras que las aburridas y lentas, no tanto. ¿Con cuál te identificas más?

Por último, volvemos a hacer hincapié en la importancia de poder medir el fruto de tu esfuerzo. Usa las herramientas analíticas y las que te ofrecen las redes sociales para saber de primera mano de qué manera están contribuyendo tus esfuerzos en estas redes a tus resultados comerciales y así conocer cuáles son las más valiosas.

Es fácil evitar un desastre en las redes sociales: solo tienes que ser fiel a ti mismo, responder a los comentarios, centrarte en los sitios que valen la pena, ser coherente y medir tus resultados. Si haces todo esto, tus esfuerzos en las redes sociales darán sus frutos.

Aburrir hasta a las moscas

Publicar cosas con el piloto automático puesto

Irte demasiado por las ramas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
¿Necesitas ayuda?